Archive for 2017

Desde su aparición, el navegador de Google basado en Chromium, Chrome ha captado la atención y admiración de mucha gente que usa internet. 
Tengo que admitir que es un navegador prolijo en su apariencia y comportamiento. Su interfaz es clara, funcional y limpia. Su capacidad de instalar complementos y hacer funcionar páginas como si fueran aplicaciones en múltiples plataformas, lo hacen muy apetecible.
Pero tengo que admitir que lejos está de ser mi navegador preferido.
Hoy más temprano veía una imagen en la que se ilustraba el comportamiento de los distintos navegadores, y Chrome estaba a la cabeza dentro de las características. Pero desde mi punto de vista, discrepo un poco.

Un poco de historia.

Hace algunos años, antes del auge de Chrome, cuando las opciones eran Internet Explorer, Firefox y Opera, mi preferido era este último. Una joyita en funcionamiento, velocidad y características. Eran tiempos en que usaba Windows, y cuidaba los recursos disponibles de mi humilde computadora. Opera fue uno de los primeros navegadores en utilizar (realmente bien) pestañas para navegar por múltiples páginas. Y aunque Firefox podía hacer lo mismo, en mi caso siempre disfruté más de la velocidad de carga en Opera. Usé ese navegador incluso cuando me pasé al mundo Linux, disfrutándolo hasta la versión 12 que estuvo disponible para esa plataforma.
En mi computadora tengo instalado Chrome. Solo por dos razones: las aplicaciones que puedo instalar, más que nada las que puedo abrir como programas en su propia ventana, y el sistema de impresión remota. Para todo lo demás (léase "todo lo que tenga que ver con navegar"), lo descarto.
En el interín usé Chrome. Y acostumbrado al desempeño y velocidad de Opera (nunca mantenía menos de 15 pestañas abiertas), pasar a intentar hacer lo mismo en Chrome, me desalentó. Ni en Linux, Windows ni Android ha sido un navegador que se mueva bien conmigo. Cuando en otros navegadores usaba entre 10 y 15 pestañas, Chrome se derrumbaba al pasar 5 o 6. Y la velocidad para cargar inicialmente me desesperaba.
Ya no uso Opera, más al considerar que utiliza el mismo motor de Chrome, pero a mi gusto mal empleado. Solo me gusta su acabado gráfico y algunas funciones, como la opción de ahorro de batería.
En mi computadora tengo instalado Chrome. Solo por dos razones: las aplicaciones que puedo instalar, más que nada las que puedo abrir como programas en su propia ventana, y el sistema de impresión remota. Para todo lo demás (léase "todo lo que tenga que ver con navegar"), lo descarto.

Entonces ¿Cuál navegador prefiero?

Tengo dos preferidos. Por un lado, las últimas versiones de Firefox me han resultado muy funcionales y ágiles. Y tengo una copia en mi sistema.
Pero el que más me ha llenado las expectativas es un navegador que ha sabido reunir el equilibrio apropiado entre funcionalidad y sencillez. Y se trata de un relativamente nuevo navegador que según se presenta, rescata lo mejor de Chrome y las interesantes ideas de Opera en uno solo. Se trata de Vivaldi, creado por quienes quienes estuvieron al frente de aquel Opera de tiempos dorados. Curiosamente usa el mismo motor de Chrome, admite sus complementos. Pero lo ha hecho de un modo más refinado, logrando un entorno muy ágil y ameno.
 
Ustedes ¿qué navegador prefieren y por qué? 
martes, 4 de abril de 2017
Posted by Pablo Buydid

Preparativos de clase


Si hemos visitado tiendas y supermercados estos últimos días (al menos en Uruguay) habremos notado como ya están instaladas las ofertas de útiles escolares y liceales. Es que ¡las clases están realmente próximas a comenzar!
Para muchos el inicio de clases puede ser fuente de stress, tanto para estudiantes como para profesores y padres. Pero hoy quiero detenerme en algunas cosas a tener en cuenta para que padres e hijos puedan comenzar a planificar este nuevo inicio de clases. La lista podría ser larga, así que voy a escribir sobre algunos puntos específicos que me han sido de utilidad durante estos últimos tiempos.

La planificación previa.

Si bien la compra de los útiles escolares supone un gasto muchas veces considerable, también ofrece la oportunidad de poner a toda la familia a enfocarse en el comienzo de clases. Muchos supermercados y papelerías ofrecen un folleto de ofertas con los diversos artículos que tienen disponibles. Sentarse en familia a escribir una lista de útiles o marcar en el folleto aquellas cosas que le serán de utilidad es un buen incentivo para comenzar. Y es importante que los niños y jóvenes participen de dicha actividad. La guía de los padres en esta etapa también importa, ayudándolos a ver qué cosas le serán útiles de verdad, al tiempo que aprenden a manejar un presupuesto específico.

Programación del año.

Aunque los horarios definitivos que nuestros jóvenes tendrán, serán dados recién luego del comienzo de clases, podemos comenzar a planificar a grandes rasgos el horario de cada día, o una especie de planificación semanal. 
  • ¿A qué hora se levantarán?
  • ¿Qué tareas realizarán en la mañana?
  • ¿A qué hora es más práctico hacer la tarea?
  • ¿Cuál es la hora en que marcharán a dormir?
Es importante comenzar a atender el descanso antes de comenzar las clases. Muchos estudiantes comienzan las clases siguiendo aun un horario de vacaciones y les cuesta mucho llegar a clase despejados para rendir como se espera.
En este punto es buena idea armar juntos una grilla preliminar (se ajustará más adelante) con los horarios básicos y se podrá poner en un lugar visible.

Descanso y Alimentación.

Es un punto importante que no quiero dejar sin incluir. Hay hábitos básicos que no podemos dejar de inculcar y promover en nuestros hijos. Por un lado el descanso apropiado. Un joven debe descansar (dormir) al menos 8 horas seguidas durante la noche para tener un correcto desarrollo físico e intelectual. La falta de descanso afecta directamente el rendimiento y la capacidad de retener ideas y participar activamente en clase. Es importante ser claros en esto y establecer como padres el horario correcto de descanso en nuestros hijos. Grandes enemigos de esta labor son la TV, la computadora, el celular y las consolas de videojuegos, por lo que siempre recomiendo que no estén instalados en el cuarto del jóven. Muchos de ellos que llegan prácticamente dormidos a mis clases argumentan que se pasaron gran parte de la madrugada jugando videojuegos en el cuarto. 

Es importante comenzar a atender el descanso antes de comenzar las clases. Muchos estudiantes comienzan las clases siguiendo aun un horario de vacaciones y les cuesta mucho llegar a clase despejados para rendir como se espera.

Por otro lado, la alimentación no es un tema menor. Durante las etapas de estudio los estudiantes necesitan mucha energía para procesar lo que aprenden, preparar lecciones y realizar sus actividades físicas. Y una de las comidas más importante es el desayuno. Luego de al menos 8 horas de descanso, en las cuales el cerebro gasta mucha energía procesando información, no podemos permitir que la mente del jóven se concentre y aprenda sin una fuente de energía. Esta se obtiene de alimentos saludables. Por eso es importante incluir en la rutina diaria un correcto desayuno, con alimentos saludables como lácteos, cereales y frutas (por supuesto, debe atenderse el caso de aquellos jóvenes que tengan intolerancia a ciertos alimentos, para sustituirlos por otros). Alimentarse bien contribuirá a un buen desempeño y capacidad de aprender de nuestros jóvenes.
 
Falta poco para comenzar. Y espero que juntos, en familia, todos podamos aportar a la educación el lugar que se merece.

domingo, 26 de febrero de 2017
Posted by Pablo Buydid

Buscando raíces hasta el Líbano

Esta semana va terminando con detalles interesantes. Mucho tiempo me he preguntado sobre los orígenes de mi familia. Simplemente por curiosidad, esa curiosidad de saber un poco más el lugar de donde venimos, qué tierra pisaron nuestros antepasados, cuales eran sus verdaderos nombres.
Tengo que agradecer a una prima que se interesó en llevar la curiosidad a un nivel más. Somos descendientes de Libaneses, aunque según historias familiares, había algo de sirios discurriendo por nuestros genes. Así que esta prima decidió consultar a la Embajada del Líbano en Uruguay para salir de dudas... y ayer recibí un mensaje de mi padre, con el fruto de dicho trámite.

Resulta que mis bisabuelos tenían el apellido Chedid (no Buydid como se nos apellida actualmente). Emigraron a Sudamérica en 1905. Incluso pude conocer de qué ciudad provenían: Andaket. Así que finalmente somos efectivamente descendientes de libaneses.

Simplemente conocer un poco mis raíces en ese aspecto, es algo que me hizo viajar al pasado

Estoy cómodo y tranquilo en Uruguay. No es que esté pensando cosas alocadas. Simplemente conocer un poco mis raíces en ese aspecto, es algo que me hizo viajar al pasado, incluso con la ayuda de Google hacer un viaje rapidito hasta las calles de Andaket y sus alrededores. Se siente especial. Es parte de la vida de uno, aunque no haya podido mezclarme tanto con la cultura de ese lugar del mundo.

Foto y mapa: Google Maps


domingo, 29 de enero de 2017
Posted by Pablo Buydid

Leer en vacaciones

En más de una oportunidad me he encontrado con gente que dice que no lee en vacaciones, y un poco en broma otros comentan que se toman vacaciones de todo, incluso lectura.
Es bueno ver, sin embargo, la gran cantidad de gente que acude a las librerías durante los días de vacaciones (o previos a estas) para comprar algunos ejemplares con el fin de sentarse en casa, en la playa o bajo un árbol y disfrutar de una buena lectura.
Pero esta tendencia lamentablemente no tiene tanta notoriedad en un gran grupo de gente jóven. A muchos niños no se les ha inculcado el gusto por la lectura. Además, el entorno nos lleva en esa línea: la lectura no tiene tanta cabida en un mundo donde la música es fácil de digerir, el entretenimiento es artificial y los libros se cambian por TV.
Desarrollar en nuestros niños la sana costumbre por la lectura tiene beneficios a corto y largo plazo. Y el tiempo de vacaciones es también una buena ocasión para poner empeño en eso.

Los beneficios de la lectura.

A diferencia de la TV en que las imágenes están impuestas ante nuestros ojos, y el foco de atención está directamente adelante, un libro fomenta en un niño el desarrollo de su imaginación. Imaginar escenas, situaciones, lugares y personajes, dejan huella en la mente de los niños, que son saludables para otras tantas tareas.
La imaginación también se relaciona con la capacidad de plantear respuestas creativas a situaciones cotidianas y problemas simples que se pueden presentar en el diario vivir.
Por otro lado, se ha relacionado la costumbre de la lectura regular con el buen rendimiento escolar. Lo cual es lógico: la lectura es base del aprendizaje permitiendo conocer y dominar el lenguaje, adquiriendo conocimientos y grabándolos en la mente. También influye en la capacidad de expresarse, explicar correctamente un tema en clase y hasta desarrollar sentimientos y emociones que lo hacen mejor persona.
La lectura nos conecta con el mundo de una manera singular y nos brinda herramientas para interactuar con el entorno de un modo más creativo.


No hay que esperar a que el niño o niña aprenda a leer o comience la escuela. Desde muy temprana edad, acercar libros coloridos a los pequeños y leérselos, fomentará en ellos el deseo de disfrutarlos a medida que crecen. 

Pero esta actividad debe cultivarse. ¿Cuándo es el mejor momento? No hay que esperar a que el niño o niña aprenda a leer o comience la escuela. Desde muy temprana edad, acercar libros coloridos a los pequeños y leérselos, fomentará en ellos el deseo de disfrutarlos a medida que crecen. Los beneficios que se mencionaban arriba no solo se harán presente durante la etapa de niñez y juventud, en las etapas de aprendizaje, sino también en la etapa adulta. Los frutos de la lectura influirán en las relaciones humanas, en la educación adquirida para distintas aplicaciones, en la competencia para la realización de las más diversas tareas.
Así que si somos padres, hacemos bien en incluir libros en nuestra lista para comenzar las vacaciones. Y si somos jóvenes podemos trazarnos un plan de lectura para las siguientes semanas. Como el alimento físico nos hace sentir bien día a día, la lectura nos hará sentir satisfechos en nuestro desarrollo mental y emocional.
 

miércoles, 25 de enero de 2017
Posted by Pablo Buydid

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -