La risa ayuda


La risa bien puede ser una de las mejores terapias que podemos encarar. Y no necesitamos dinero para invertir en ella.
Me tocó una vez más iniciar clases. Grupos bastante nutridos de chicos. Algunos temerosos por el nuevo entorno, otros ante el cambio de nivel (comenzaban secundaria). El inicio de clases puede considerarse (tanto para chicos, padres y profesores) un momento de stress y ansiedad.
¿Cómo quebrar ese momento para que todo fluya más agradablemente?
El sentido del humor es una herramienta que no me canso de usar. Y que me trae buenos resultados. Reir. Reírse. Reírnos todos. Pasado eso, el resto de los temas se desarrollan en un ambiente más distendido, las ideas surgen, las personas se abren a exponer sin temores.
Está comprobado que la risa contribuye notoriamente a mantener un estado de salud óptimo. Reduce la carga del stress. Calma ansiedades. Y por causa de esto, nuestra salud se ve afectada en positivo, en bienestar. Además se activan componentes físicos y químicos en nuestro organismo para disfrutar de ese bienestar y ayudar a una vida sana.

La risa es salud.

La risa es saludable ya que activa sustancias químicas en nuestro organismo que contribuyen a un estado saludable. Nuestra salud física, mental y emocional se ven favorecidas.
Es importante mantener ambientes de trabajo donde el humor (en la medida apropiada) contribuya a establecer buenas relaciones, exponer sin temor y alcanzar resultados.
Un paso importante en esto es aprender a reírse de uno mismo. Es como una terapia y nos ayuda a que nada en nuestro entorno nos cause pánico, nos brinda una herramienta para movernos sin temor ante nuevos desafíos, ser flexibles con nosotros mismos y quienes nos rodean. Además aprenderemos que los errores no son el fin del mundo y podemos aprender más fácilmente de ellos.

Durante mis clases, el sentido del humor es un ingrediente que no falta. Hoy fue una primer clase para muchos. Y salió de manera excelente. Se nota en los rostros de los estudiantes cuando se aflojan y se animan a expresarse naturalmente. A mi, me ayuda a ser flexible, no esperar cosas imposibles, aceptar ideas y propuestas y trabajar más cómodo.
Ya seguirá el año. Atenderemos temas más profundos, pero no dejaremos de reírnos.

miércoles, 6 de marzo de 2019
Posted by Pablo Buydid

¿Es correcto prohibir el uso de celulares en centros educativos?

Recientemente causó cierto impacto la noticia que Francia prohibió el uso de celulares en los centros educativos, aunque era una noticia que venía en progreso desde inicios del actual gobierno de dicho país. He leído muchas voces a favor de dicha noticia, sentido los aplausos y pedir que pase en los colegios de los padres a quienes leo en diversas redes.
¿Es un paso oportuno el tomado en este caso?

Posibles contras en el uso del celular.

Es cierto que el celular puede convertirse en la pesadilla de todo profesor. Y hay muchas razones sostenibles por las que restringir su uso tiene sentido. Entre las posibles podríamos resumir:

  • Generan distracción.
  • Uso de mensajería y redes sociales en horas de clase.
  • Nuevos medios para copiar en una prueba.
  • Solución a problemas planteados del modo "rápido y fácil".
Como dije, estas situaciones causan problemas que no se deben negar.

Ahora bien, no debemos olvidar que el celular es un dispositivo que se ha insertado tanto en nuestra sociedad, incluso en manos de los más jóvenes, que ignorar sus posibilidades sería contraproducente. A veces los docentes demoramos un poco en adaptarnos a los cambios que se imponen en torno a la educación que se imparte. Aclaro desde ya que esto no es negativo en sí mismo: los profesores y maestros debemos asegurarnos que una tecnología, recurso, técnica sean realmente efectivos y afecten positivamente la educación de nuestros estudiantes. Tener un ojo crítico en esto es fundamental. Pero voy a que el celular ofrece herramientas que pueden ser muy efectivas para un profesor y para el estudiante. Además es un dispositivo muy atractivo para los jóvenes, por lo que usarlo (y dirigir el enfoque a usos apropiados) resulta más fácil que obligar a usar otros soportes no tan aceptados.

Algunas ventajas.

Listemos algunas de las ventajas que podemos encontrar en el uso del celular.
  • Prácticamente todos los estudiantes tienen uno, por lo que se puede enfocar ciertos temas en dicho uso.
  • Amplia disponibilidad de recursos: apps y sitios web adaptados a pantallas pequeñas.
  • Posibilidad de compartir materiales, textos, audiovisuales, voz, etc a tiempo real.
  • Nuevos formatos de evaluación electrónica.
  • Amplia disponibilidad de animaciones y videos explicativos.
  • Posibilidad de grabar video o tomar fotos sobre temas expuestos (por ejemplo, materiales expuestos en clase, registrar salidas didácticas, etc.).
He leído y oído interesantes casos en los que el uso de herramientas que podrían ser descabelladas en algunos casos, han sido bien aprovechadas. Por ejemplo, un profesor utilizó la red social Twitter para estimular a sus estudiantes a lograr la capacidad de síntesis. En mis clases, el uso de fotografías para registrar experiencias se ha hecho corriente. Y así por el estilo.

A título personal, el uso del celular para explorar la fotografía y el video me ha permitido trabajar con entusiasmo por parte de los estudiantes, y lograr excelentes trabajos de la mano de ellos. Muchas producciones son realmente cautivantes.

Precauciones.

Hay que reconocer, sin embargo que el uso del celular no es un recurso para tomar a la ligera. Requiere control, planificación y pautas claras. Si se tomara en cuenta la posibilidad de su uso, el profesor debe dejar bien en claro cuáles son los usos permitidos y cuales no durante la clase. Qué aplicaciones son válidas y cuales no. Y plantear recompensas y "multas" por su uso correcto/incorrecto.

En definitiva, adoptar el uso del celular en clase es otro modo de enseñar: los estudiantes van a usar el celular después de todo, sea en clase o en casa, y en gran parte podemos enseñar cómo usarlo apropiadamente. Pensemos, ¿Vale la pena prohibir su uso y que luego los estudiantes al desconocer sus posibilidades solo lo usen para jugar y usar redes sociales? ¿O más bien podremos preocuparnos de mostrarles nuevas posibilidades y darle un uso más productivo?




jueves, 16 de agosto de 2018
Posted by Pablo Buydid

Videos para educar

Este 2018 me he propuesto trabajar un poco más en la preparación de material multimedia que complemente las clases y otras instancias educativas. Es innegable que el material audiovisual, especialmente los videos, ayudan muchísimo a recordar lo aprendido, a comprender mejor lo que se explica. Y se aprovecha mucho en clase.
Así que manos a la obra, y aquí me tienen este año preparando algo de ese material.

Videos en línea

Lo admito desde ya: no me considero bueno en esto. Hasta me siento un poco hereje trabajando en esto pero reconozco la utilidad que tiene. Son muchos los estudiantes que mencionan cómo les gusta aprender usando ese método. Lo difícil es recopilar todo el material necesario, bajo un estilo similar. Así que era momento de aplicarse un poco más en materiales propios.
Poco a poco los videos han ido formando parte integral de mis clases. Me refiero a cortos de unos 5 a 15 minutos en los que se exponen los distintos temas de una manera más ágil. Luego trabajamos dichos videos en clase para ver lo que aprendimos o profundizarlos.
Los videos creados a partir de estos materiales tratarán sobre temas aplicados a clases de informática en distintos niveles, seguridad en internet y otros similares. Algunos están tomados a partir de trabajos previos en formato texto que pueden encontrarse por ejemplo en mi wiki de informática: InfoNote.
Luego, irán apareciendo en mi canal en Youtube. Quedarán así disponibles para mis estudiantes y para cualquiera que desee consultarlos.
Como dije, no soy experto en este tema, pero creo que de paso será una interesante actividad para mejorar esta condición. 

Créditos

Muchos contenidos serán utilizados a partir de canales que ofrecen material gratuito en línea (no espero tener otra remuneración salvo contribuír al objetivo de los mismos). Si desean ver de dónde han sido extraídos los materiales empleados, podrán ver el listado al pié de los trabajos, en la descripción de los videos.
Espero que les resulte un buen aporte. 
miércoles, 18 de abril de 2018
Posted by Pablo Buydid

Claves para preparar un examen o parcial

Para algunos serán obligatorios, para otros, la necesidad de rendirlos para poder culminar satisfactoriamente el año escolar. 
Los exámenes (y por extensión podemos englobar parciales también) no caen bien, pero es algo que todos tenemos que hacer frente en algún momento de nuestros estudios. Así que si estás por rendir dichos exámenes, primero que nada espero que puedas salvarlos y descansar plenamente las vacaciones. Pero además, aquí van algunos tips para poder planificarlos y estudiar para ellos.



  1. Planifica tu preparación. Planificar permite estar al tanto del material implícito en la tarea y organizar el tiempo de estudio. Usa un calendario y marca días y horarios de estudio. Pide material. Reúne todo lo que has anotado en clase. Pide ayuda a algún compañero entendido en la materia para que te dé ayudas.
  2. Presta atención en clase. Este punto es importante, más allá que el año escolar ya pasó. Pero la atención en clase, unida al repaso que harás ahora ayudará mucho a recordar lo aprendido.
  3. Usa apuntes que sean efectivos. Usa guías visuales. Crear mapas mentales, por ejemplo, puede ayudar mucho. Busca qué recurso es mejor para ti.
  4. Estudia en un ambiente apropiado. Que el ambiente esté bien iluminado, tranquilo. Que no haya mucho movimiento de personas, conversaciones, etc. La iluminación natural es la ideal, pero cuidado si estás junto a una ventana que da a la calle y hay muchos elementos de distracción afuera.
  5. Evita distracciones, como televisor y juegos. Cuidado con cosas que distraigan. Si la música te ayuda a concentrarte úsala. Pero a un volumen apropiado y un estilo que no te haga "bailar". No tengas la TV prendida, evita el teléfono móvil salvo que lo estés usando como herramienta, etc.
  6. Divide el material en bloques pequeños. No pretendas estudiar todo el material de una vez. Divide todo en pequeños bloques. Pueden ser temas y subtemas. Que las divisiones sean coherentes y te permitan dividir las etapas de estudio en porciones de tiempo que no te agoten. 
  7. Busca momentos apropiados para estudiar. Comienza temprano y nunca estudies hasta tarde o cuando estás cansado.
  8. Estudia en plazos de no más de 25 minutos y descansa 5 o 10 minutos. Toma descansos apropiados durante el día para relajarte: salir a andar en bicicleta, tomar aire fresco, caminar por un lugar tranquilo.
  9. Aliméntate apropiadamente. Come un desayuno balanceado lleno de proteínas magras, vegetales, ácidos grasos omega 3 y antioxidantes. Por ejemplo, en esta época del año puedes elegir una buena variedad de frutas que serán de ayuda. No olvides tomar suficiente agua.
  10. Duerme lo suficiente. La información termina de "grabarse" en la mente mientras dormimos. Para ello, respetar los ciclos de al menos 8 a 10 horas por las noches es vital.
Ah! No repases nada el día del examen, la noche anterior evita estudiar antes de dos horas previas a irte a dormir. Piensa en positivo y mantén las expectativas.
 
Espero que con estas ayudas, puedas salvar los exámenes que has de rendir. ¡Mucho éxito! 
domingo, 10 de diciembre de 2017
Posted by Pablo Buydid

Confundimos las cosas

Me voy a salir de la línea de la cual suelo escribir.
Hoy recibimos (otra vez) una triste noticia: otra pequeña es encontrada muerta tras varios días de búsqueda. 12 añitos, nada más. La anterior que nos pegó fuerte en dolor, solo tenía 9.
Estas cosas duelen profundo. Y es cierto que todos los seres que nos consideramos de verdad humanos, haríamos toda la fuerza por cambiar las cosas. Pero en tanta fuerza creo que a veces confundimos las cosas.
A esta altura estoy ya cansado de culpas mal echadas y de problemas enfocados en el lugar correcto.

¿Es violencia de género?

Hoy leía un acertado tweet que decía que no lo es: es violencia general, lisa y llana. Y en todo caso, violencia hacia nuestros niños y niñas, todos en general. Porque también han perdido la vida varoncitos. Si nos ponemos con eso de "feminicidio" "el machismo se lleva otra mujer" cuando hablamos de estas dos pequeñas ¿significa que la muerte de pequeños como Felipe importa menos? No creo que a nadie racional se le ocurra dejar pasar por la cabeza tal idea. Una muerte es triste, dolorosa y traumática sin importar el género convertido en víctima. Y aunque es cierto que la violencia hacia las mujeres debe ser condenada, en realidad todo tipo de violencia y hacia cualquier género debe serlo. Es por eso que no creo ni en "machismo" ni en "feminismo". Esas cosas polarizan la opinión de la gente y a la larga (y a la corta) provoca más violencia. Los polos no son buenos, pero nos seguimos negando a buscar el equilibrio en esta idea.

¿Es culpa de los padres que dejan solos ir solos a los hijos a la escuela?

¿Acaso quienes somos padres no buscamos lo mejor para nuestros hijos? Y en dicho caso ¿no implica también ayudarlos a ser independientes, a valerse por si solos, poco a poco? Ni idea tengo desde cuando Brissa (o cualquier menor que vemos en las calles) iba sola a estudiar. Pero seguramente tenía la capacidad de ir aprendiendo a desenvolverse sola. Y es bueno que los niños aprendan eso. Podrá discutirse desde qué momento, a qué edad, en qué situaciones, etc. Y podrá aterrarnos la idea de mandar ahora a nuestros hijos a partir de ahora. Pero no me imagino a los padres acompañando a sus hijos de 17 años al liceo... y vamos, que también han desaparecido y muerto jóvenes en esa edad.
Una muerte es triste, dolorosa y traumática sin importar el género victimizado. Y aunque es cierto que la violencia hacia las mujeres debe ser condenada, en realidad todo tipo de violencia y hacia cualquier género debe serlo.

Lo cierto es que es cruel echar la culpa a los padres por esta acción, más si no conocemos los pormenores de la familia y el entorno. La culpa, una vez más, es primeramente de quien realizó un acto tan atroz como quitarle la vida a una joven personita. Es estúpido cambiar el foco de dicha culpa, no atiende el problema, y nos ciega la justicia.

Y así podríamos discutir mil formas de culpar. Y también soluciones de todo tipo.
¿Penas más duras funcionarían? Tal vez. ¿Pena de muerte? No me atrevo a dar mi voz al respecto. Lo cierto es que es un problema ya social. Porque detrás de todas estas muertes que se van acumulando, estoy seguro que hay muchos más intentos no concretados y muchísimos potenciales perpetradores que solo esperan una situación o detonante para actuar. Y si miramos profundo, es un problema de todos nosotros, que permitimos acciones que poco a poco nos pueden insensibilizar. O que no sabemos inculcar los valores necesarios (estoy hablando en general, obviamente).
Soy profesor y trabajo con chicos desde 10 a 15 aproximadamente. Me resulta triste y a la vez chocante ver como incluso entre jóvenes se va desarrollando la violencia como algo "inocente" y usual.
Si vamos a hablar de violencia de género (que con lo que dije antes, no la estoy negando), muchas de las canciones que escuchan promueven ver a la mujer como un objeto sexual de descarte. Pero lo más triste es que muchas niñas las escuchan también. ¿Hasta qué grado no influye en sus influenciables mentes esas letras, para llegar a pensar que eso "debe" pasar?
A eso, sumar juegos que incluyen golpes, empujones, etc. El trato entre muchos incluye palabras bastante lastimosas. Y una larga lista de condiciones que hacen bajar la guardia a los mismos jóvenes.
¿Y después?  En vez de ocupar el tiempo en cosas productivas alarma ver (y se puede comprobar a través de muchos informes) la falta de interés en estudiar y de trabajar. Una mente concentrada en sus estudios o en un trabajo, y un cuerpo puesto en marcha en dichas tareas, será menos propenso a pensar y efectuar actos tan inhumanos. Salvo alguien muy enfermo, después de 8 o 10 horas de exigirse en una actividad de aprendizaje o laboral a conciencia, va a tener las ideas, energías y oportunidad de cometer algo tan atroz como lo que venimos leyendo en las noticias últimamente. Al menos, no tantos. 
Las leyes, son importantes sí, al igual que aplicarlas bien. El tema es que esto comienza con la educación, en toda su escala. Y esto ocurre en casita, puertitas para adentro. Si los valores que nos preceden son tan amorales, difícilmente podemos esperar milagros. Porque cada casa (no necesariamente un hogar) es un mundo y puertas adentro ¿qué cosas se estarán inculcando?
Y ahí, los que miramos con dolor, tenemos poquito control.

jueves, 23 de noviembre de 2017
Posted by Pablo Buydid

Nadie pierde la vida en un parcial

Días atrás conversábamos en clase de Usuain Bolt y su última carrera. Hablamos del favorito de las pistas, quien corre como si lo llevara el viento, como si lo hiciera sin esfuerzo. Medalla de oro tras medalla de oro, esta vez le tocó perder. Y no solo eso, perder por una lesión, la cual lo obligó a tirarse al suelo, en la pista.
Estos días estuve usando el video de este evento, para comentar un detalle importante que ha traído un tanto alterados a mis estudiantes. Resulta que estamos en épocas de parciales y ya tengo estudiantes que están ahogados en stress y casi casi perdiendo el pelo.


Época de parciales.

Aquí en Uruguay, existen en secundaria dos períodos de parciales. Uno ahora, en agosto, a mitad del año. Otro es a final de año. Y suelen reunir la información estudiada en esos períodos de estudio. De por sí la palabra parcial es causa de miedo, nervios, stress, etc. entre muchos de los estudiantes. Algunos por responsabilidad, otros por.... bueno, por otras cosas.
 
Pero, ¿qué relación tiene el suceso de Bolt con este tema? Pues bien, si bien algunos estudiantes se toman el tema con calma, y hay hasta algunos que ni siquiera se lo toman (esto es para otro tema), hay muchos que realmente entran en un estado de pánico y frenesí. Me ha tocado recibir consultas de todo tipo, quejas, llorisqueos y caras malas por todo el trabajo que han tenido que hacer. Tareas que no son extremadamente difíciles, pero que requieren atención previa. Y obviamente en algunas cosas se pueden equivocar. Entonces hacíamos ver en clase, que si el rey de las pistas le tocó perder, de manera tan poco esperada, ¿acaso no puede pasarnos algo así como estudiantes?
Todos, desde el estudiante más sacrificado hasta el más habilidoso, puede resultar como Bolt, y no llegar a lo esperado.

 

Una nota a los estudiantes.

No es el fin de la vida sacar una nota baja en un parcial. El parcial es una de las etapas del aprendizaje, una herramienta. Y aunque no estoy diciendo que debo tomarme el tema sin interés ni que el parcial no cuenta (sí que cuenta), lo realmente importante es aprender a través de él. 
Hoy conversaba con una estudiante que tuvo dificultades con un aspecto del parcial. Y me comentaba como tuvo que hacerlo más de tres veces, y al final ya lo hacía con una soltura que no tuvo al comenzar. Y es así, aprendemos del proceso. Incluso al equivocarnos. Parte de la enseñanza tiene que ver con manejar la frustración, el perder, el fallar. O al menos, el no llegar al resultado esperado.
La vida no nos va a brindar siempre triunfos. Por lo que que es buen momento para aprender a enfrentar eventualmente un (relativo) fracaso.
Como yo lo considero: hay dos tipos de estudiantes. Los que lo intentan, no importa qué resultado obtengan, y los que se rinden. Siempre voy a aplaudir a los primeros. Rendirse, no sirve.
 

Una nota a los padres.

A veces la presión viene de casa. Si bien es algo bueno estimular a los hijos a superarse, a sacar buenas notas y rendir correctamente en sus estudios, hay que tener presente el mismo principio que vimos arriba, cuando nuestros hijos asisten a estudiar. Así que como padres tenemos que estar preparados para encarar objetivamente un eventual mal resultado de un hijo o hija y manejarlo correctamente. 
¿Puso nuestro hijo todo el empeño en el trabajo?
¿Fue responsable en prepararse o realizar las entregas en tiempo y forma?
Encomiar esos aspectos valen mucho más que castigar (tal vez con actitudes) si llegan a casa con un mal resultado. Ahí la frustración se convierte en un lastre y cerrará las puertas a la comunicación efectiva en casa. Recordemos: podemos aprender de un tropiezo y prepararnos más para la próxima.
El parcial es una de las etapas del aprendizaje, una herramienta. Lo realmente importante es aprender a través de él. 
 

Una nota con los profesores.

No soy quien para hablar del trabajo de mis colegas. Pero como parte de este colectivo, comento que también nosotros podemos aportar a esta idea. Sabemos bien que en el conjunto de estudiantes tenemos distintos niveles de rendimiento, de capacidades para distintos trabajos, de estímulos recibidos en casa, etc. Así que no todos los estudiantes van a ser 12.
Pero me ha pasado de calificar estudiantes de los cuales hubiera confiado en una nota excelente antes de presentar el trabajo, y tener que otorgar una nota muy por debajo de lo esperado. Y eso no echa por tierra mi manera de ver a dicho estudiante. Mis estudiantes no son robotitos. Fallan a veces y se tendrá que trabajar esto como herramienta para tratar de abordar el tema desde otro ángulo.
De hecho, cuando comenzó a implementarse el sistema actual de parciales en ciclo básico, la directora de un liceo me comentaba que en realidad el parcial es una ayuda para que los profesores podamos evaluar el aprendizaje de los estudiantes. Muchas veces nos aporta a nosotros, profesores, un vistazo sobre cómo han aprendido los estudiantes. Y es uno de los termómetros de nuestra enseñanza. Como son los deberes, los escritos, las pruebas, lo orales y las demás actividades que calificamos.
 

En fin...

El año va a pasar y dejará atrás un montón de estudiantes, padres y profesores con alguna que otra crisis. Pero como en años anteriores, sobreviviremos y sabremos que vendrán más.
 
Aprender tiene también sus altibajos. Pero es parte de la aventura.
--
Imágenes por Pixabay
lunes, 6 de noviembre de 2017
Posted by Pablo Buydid

¿Antivirus? No, gracias.

Hace un rato leía un artículo con una infografía que incluía 7 razones para instalar un antivirus en Android. Y tengo que decirlo una vez más: sigue sin convencerme ese tipo de información.
Realmente no uso antivirus en mi celular ni en mis dispositivos con Android. Y no es que sea poco precavido ni me importe poco mi seguridad.
 
Y esta vez voy a dar algunos argumentos, tomando los datos de esa infografía.

1- Cada vez navegamos más a través del móvil. Sí, es cierto. Y eso, ¿qué? Si andas con cuidado y no te pones a aceptar programas gratis para descargar de sitios extraños, no va a pasar nada, por ahora.
2- El móvil es parte de nuestra vida. También es cierto, aunque no me marca una regla. Incluso me puede dar pié para un futuro artículo: Que mucho uses una tecnología no te convierte en un usuario habilidoso. Tal vez este sea el único punto flaco de mi exposición, por culpa del poco conocimiento de ciertas cosas.
3- Localizar tu smartphone en caso de pérdida. Google y otros proveedores te ofrecen herramientas más "livianas" y más específicas para lograr esta misma tarea. Incluso de manera muy precisa y sin sacrificar recursos.
4- Optimizar el uso y gasto de la batería. Discrepo totalmente. Los programas antivirus consumen muchos recursos, entre ellos memoria de trabajo y batería. He probado algunos antivirus en una tablet en la que a veces pongo a prueba ciertas cosas. Incluso al activar la función del antivirus para optimizar el consumo de batería, adivinen, me la exprimía mucho más rápido. De hecho, ninguna aplicación les puede ayudar en esto de optimizar recursos de batería. Es nuestra conducta al usar el móvil lo que nos lo garantiza y esto sin publicidad, sin MBs de espacio ni pagar un peso.
5- Eliminación de archivos basura. Lo puedes hacer con aplicaciones mucho más ligeras que un antivirus. Algunos teléfonos ya incluyen una utilidad para "limpiar" el sistema de esos molestos archivos. Incluso, si no tienes ninguno, en la mayoría de los casos lo puedes hacer a mano, en pocos segundos. ¿Consumir recursos de mi teléfono para borrar otros? No me cierra.
6- Evitan compartir nuestra privacidad. Es discutible. La privacidad la cuidamos también con nuestra conducta en línea. Me asombra leer y escuchar gente hablar de los riesgos de seguridad y luego conectarse a redes sociales y compartirlo todo. Si realmente queremos protegerla, también en esto hay herramientas incluídas en nuestro sistema que nos permiten restringir el acceso a nuestros datos. Y una vez más, nuestra conducta, costumbres y actos son el primer paso (tal vez el más importante) a la hora de proteger la privacidad.
7- Crecimiento en el número de virus para Android. Y como otras veces, lo discuto también. ¿Qué es un virus (informático)? Se define así: un software que afecta el funcionamiento normal de una computadora. sin el permiso o conocimiento del usuario (nosotros). Tomando en cuenta esta definición, es algo muy pero muy raro un virus real en Android. Mucho se discute si realmente existen los virus en este sistema. Y la verdad es que si usas tu teléfono como viene de fábrica, no lo rooteas, ni alteras drásticamente su software y además instalas aplicaciones directamente desde Google Play o sitios seguros, es muy, pero muy poco probable que alguna vez te topes con alguno. Sencillamente por la manera como funcionan las aplicaciones y como se instalan en nuestro sistema. Todas estas necesitan que otorgues permisos al instalarlas. Y como un virus es un programa y encima no pide permiso, la lógica conclusión cae bien clara.
Por ese motivo no instalo antivirus en mis sistemas. De hecho, ni siquiera en mi PC ya que uso Linux (el mismo sistema en el que está basado Android) el cual comparte gran parte de este apartado de seguridad, al tiempo que no frecuento sitios potencialmente peligrosos. No es que sea inmune a los virus, es que existen muy pocos para este sistema y hay que hacer las cosas realmente muy mal para contagiar tu computadora de uno.
 En lo que se refiere a los celulares (tengas Android, IOS o lo que sea) más que preocuparte de la instalación de antivirus, se debe ser más atento a las actividades que realizamos. En este sentido, la protección es proactiva, tomando medidas prácticas para evitar malos ratos. Aunque podrás leer mucho en línea sobre estos pasos, los podemos resumir en:
  1. Evaluar si es verdaderamente rootear tu teléfono. Si es un buen teléfono vendrá con las mejores prestaciones de fábrica. Y te ofrecerá un grado de seguridad envidiable.
  2. Instalar aplicaciones directamente desde Google Play. Google verifica periódicamente que las aplicaciones disponibles estén libres de amenazas y en la actualidad incluso revisa esto mientras instalas. Es como tener un antivirus en la fuente de los programas y no en el teléfono.
  3. Cuando instalamos aplicaciones APRENDER a leer bien los permisos que solicita esta y saber desconfiar de permisos extraños (¿Es necesario que una aplicación para dibujar pida permiso para acceder al micrófono, la cámara y mandar mensajes?).
  4. Evitar descargar aplicaciones de sitios dudosos.
  5. Evitar instalar aplicaciones que vengan muy cargadas de publicidad, y si lo hacemos no creer en publicidades que digan que detectaron que el teléfono va lento o tiene virus.
  6. Mantener el sistema y las apps actualizados tanto como sea posible.
  7. Evitar compartir cadenas con mensajes alarmistas.
  8. Usar sentido común en todas las actividades que realices.
Así, con un poco de cuidado personal podremos usar nuestro dispositivo con un buen rendimiento y desempeño, y sin sobrecargarlo con aplicaciones que simplemente van a ocupar espacio.


domingo, 3 de septiembre de 2017
Posted by Pablo Buydid

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en primaria y secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -