Posted by : Pablo Buydid miércoles, 27 de julio de 2011

Bastante conocido es que el Plan Ceibal en Uruguay no solo involucra la incorporación de computadoras XO para los alumnos de primaria y ciclo básico. Más bien es todo un conjunto de estrategias orientadas a incorporar la tecnología en la educación y a abrir la mentalidad a sistemas educativos integrados desde un nuevo enfoque, en el cual las "ceibalitas" son solamente uno de los aspectos más visibles.


Sin embargo, muchas veces nos tropezamos con malinterpretaciones y falta de compromisos por los involucrados, así como las dificultades de quienes quieren apoyar el plan, pero se encuentran con dificultades casi infranqueables.


Por un lado, en el apartado técnico, la incapacidad de utilizar correctamente los recursos tecnológicos: falta de conectividad, ceibalitas bloqueadas o rotas, la falta de equipamiento en el centro educativo, etc. Muchos maestros y profesores desean utilizar estos recursos, pero dichas falencias son un gran lastre en contra.


Por otro lado, la falta de interés en el plan, la incomprensión sobre los pilares del mismo y la falta de información en general. Aclaremos que muchos profesores en la mayoría de los casos no cuentan con la información mínima necesaria para trabajar en el sentido del plan, por lo que desisten de intentarlo, o ni siquiera se lo plantean. A veces se huele un temor a la innovación que sin duda afecta a quienes están al frente de los grupos. Todo cambio provoca estas reacciones y son muchas veces comprensibles.


Y por otro lado, brechas o lagunas que en el mismo plan se observan. El plan parece adaptarse muy bien a ciertas materias y en ciertas áreas, pero en otras parece que aun no ocurre así. Cierto es que hay intentos palpables para que esto cambie, y bastaría con estar al tanto de lo que se publica en el portal de Ceibal, y en los cursos que desde allí se imparten, se nota interés en implementar tecnología y nuevas metodologías en materias relacionadas a ciencia, lengua y arte. Pero una vez que ese paso se logra todavía ocurre que lo que el profesor necesita para evaluar a su grupo son materiales de la "vieja escuela". Un profesor hace poco me comentaba (palabras más, palabras menos) que es cierto que estas nuevas herramientas son muy útiles. Pero a la hora de respaldar el trabajo, de evaluar, de tener un registro de los estudiantes, lo que nos sirve es la hoja escrita.


Por supuesto, los libros y el cuaderno no son anticuados (y desearía que tuvieran más aceptación que la que noto), pero podemos acompañarles con tecnologías y propuestas que puedan compatibilizarse, estrechar propuestas más que oponerlas. Una vez más, en un sentido amplio, pasa un poco por la actitud, y la capacidad para generar ideas a partir de las propuestas básicas.


Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -