Posted by : Pablo Buydid miércoles, 20 de abril de 2011

Móviles


Ayer conversaba con una persona que suele tener puntos de vista muy excépticos sobre casi todo asunto. Y en el campo de la tecnología, suele ser radical en sus comentarios: "No pienso usar siquiera un celular; todo ese auge en tecnología y nos encontramos con que la gente se comunica menos entre sí", palabras más, palabras menos.


Lamentablemente tendemos la tendencia de inclinar la balanza de opinión hacia el lado que más nos conviene, satisface o agrada. En el caso de la persona que comentaba al inicio, su opinión es negativa y hace pesar esa opinión. Para una persona como yo, tal vez la opinión sea opuesta y haga esfuerzos por destacar sus ventajas. Y sin embargo, es importante recordar que la tecnología, al igual que tantas cosas en la vida, tiene ventajas y y desventajas según su empleo.


Si analizamos el caso de los celulares, hasta los países en vías de desarrollo han presenciado una explosión de consumo. En 2008 Afganistán agregó 140.000 abonados nuevos en cada mes, y en varios países de África el aumento anual de compra de móviles va en tasas del 50% de crecimiento. Existen ya varios países en los que hay un promedio de más de un celular por habitante (se estima que son al menos 30 los países que han pasado esa barrera).


Cuando en clase analizamos lo que implica el cambio en posibilidades de comunicación con respecto a generaciones anteriores meditamos un poco en cómo hoy estamos conectados en forma casi directa con nuestra familia y amigos, cuando antes teníamos que desplazarnos a veces fuera de casa para establecer contacto telefónico. El simple hecho de llevar un celular en nuestro bolsillo es un cambio que implica mucho en nuestra conducta y hábitos cotidianos: "Tengo al alcance de mi mano a todas mis personas conocidas si las necesito". Estrechamos el relacionamiento con otros y podemos comunicarnos casi en cualquier momento o lugar.


¿El lado negativo?


Existen problemas evidentes al uso de la tecnología. Las distracciones en clase, al conducir (lo cual puede provocar serios accidentes), las adicciones y otras son las más claras e innegables. Pero cuando miramos más allá y vemos los colapsos de grandes bloques de la sociedad cuando la tecnología sufre inconvenientes, vemos lo vulnerables que somos. Recientemente en nuestro país una falla en los sistemas informáticos del banco estatal provocó que miles de trabajadores no pudieran cobrar sus sueldos, junto a percances similares a jubilados. Hasta los cajeros automáticos se vieron afectados. Más allá aun, observar la situación en países realmente tecnificados, como Japón, tras un desastre natural nos anticipa que cualquier situación imprevista puede afectar nuestra vida diaria en relación a las cosas que dependen de la tecnología.


El lado realista.


Sin embargo, cuestiones como fallas en sistemas, desastres naturales o cualquier otro inconveniente externo no son factores que solo afecten a la tecnología, y no por esto hemos de culpar a esta de inútil ante casos puntuales. Nuestra vulnerabilidad está ligada a casi toda actividad que realizamos.


Tampoco podemos radicalizar como fría y deshumanizadora a la tecnología. Como en otros aspectos, es el uso que le damos a la tecnología es lo que puede marcar la diferencia. Así como la tecnología nuclear ha sido capaz de destruír y matar cuando ha sido puesta en malas manos, es hoy en día capaz de salvar vidas, proveernos energía, etc. Si bien las nuevas tecnologías (celulares, computadoras, tabletas, etc) pueden en algunos casos ser mal usadas, también nos habren posibilidades muy aprovechables:



Conozco a una estudiante a quien observo conectada casi todas las noches por Skype. Una vez le pregunté en son de broma por qué estaba conectada en vez de estudiar (realmente en broma porque no tiene problemas con su estudio), y respondió que todas las noches se comunica con un familiar en el extranjero.




Mucha gente adulta que se inscribe todos los años para realizar cursos de computación, es porque ha accedido a una computadora para poder comunicarse con sus hijos que se encuentran en el extranjero también.




También conozco a un señor bastante mayor, que se ha comprado una portátil solo para leer las noticias en su hogar, a través de internet. Vive lejos de la zona urbana y dice sentir placer y admiración por cómo esa tecnología le mantiene informado.



Y así podría seguir dando casos. La tecnología en buenas manos, y en buen criterio es una avance destacable, y saber aprovecharla depende mayoritariamente del usuario. ¿Cómo nos puede unir, comunicativamente, la tecnología? ¿Podemos agregar más elementos a la siguiente lista?



  • Cuando tenemos la costumbre de llamar a amigos y familiares para conversar como si estuviéramos cara a cara.

  • Cuando enviamos correos electrónicos con fotografías sobre nuestra familia a seres queridos que viven en el extranjero.

  • Cuando exploramos las noticias para conocer más sobre distitos lugares, a veces conociendo gente en el proceso.

  • Cuando usamos SMS y MMS para consultas rápidas a profesionales, profesores, tutores, amigos en momentos que no estamos seguros si están ocupados.

  • Cuando lo hacemos ante fechas importantes de nuestros amigos y familiares.


Hace un tiempo envié un SMS a una amiga en Filipinas tras un inconveniente natural allí, sin estar seguro si llegaría a destino (fue mi primer SMS al extrangero). Calculé bien el tiempo teniendo en cuenta las zonas horarias, y me alegró mucho recibir respuesta casi inmediata, confirmándome que se encontraba bien. Un teléfono puede darnos esa tranquilidad, de que alguien al otro lado está bien, o nos necesita.... o mantenemos contacto.


Y tu, ¿Qué piensas? ¿La tecnología nos une o nos vuelve más distantes?

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -