Posted by : Pablo Buydid lunes, 7 de noviembre de 2016

Nota: Este artículo fue redactado hace algunos días, pero por motivos que me mantuvieron "agitado" en la ciudad, tardé un poco en publicarlo. Parte de esos motivos pasaron por lo climático y todo lo que implicó en nuestras actividades.

Se conjugaron una gran cantidad de situaciones y emociones esta semana. Mi primer asistencia a una Feria de Clubes de Ciencias a nivel nacional. Que se realice en la ciudad en la que vivo. Participar por primera vez como evaluador (habrán más??). Moverme entre más de 190 clubes, lo que supuso que entre todos nos encontraramos más de 600 personas conviviendo entre ciencia, investigación, un poco de nervios, expectación y capacidad de exponer. Y no menos, encontrarme con gente (organizadores, profesores y alumnos) que uno ha aprendido a apreciar su trabajo, sus capacidades y actitudes. Ahh! y hacer nuevos amigos!!

Mi primer asistencia.

He participado en varias Ferias de clubes de ciencias en este departamento, justamente a nivel departamental. Durante los dos últimos años lo he hecho como orientador, lo que me aportó experiencias maravillosas. Desde lo técnico, ahondar junto a los estudiantes en los temas que desarrollaron, aportar ayudas, sugerencias, un roadmap para seguir y disfrutar de su entusiasmo. Desde lo humano, admirar las capacidades de los seis chicos y chicas que aportaron un espíritu tan dinámico y juvenil, intercambiar esas experiencias entre mucho trabajo, bromas y risas, desarrollo de habilidades y tanto más.
Fue sin duda una experiencia que pienso repetir. Y desde aquí, aprovechar para felicitarlos por su labor a todos los participantes del Club Enredados.
Sin embargo, esta fue mi primer asistencia a una feria nacional. Me sentí cautivado entre tantos estudiantes, clubes, tantas propuestas tan originales. La calidad de exposición y la calidez de los miembros de los clubes.

En mi ciudad.

Que se realizara en mi ciudad, Piriápolis, facilitó bastante las posibilidades de estar presente, claro. Pero me entusiasmó para disfrutar de otras. Sumarle que se desarrolló en las instalaciones de un lugar que es emblema de la ciudad, el Argentino Hotel de Piriápolis, le agregó un gustito singular.
Muchos estudiantes no habían tenido la oportunidad de conocer la ciudad. Y ocasiones como estas tienen eso, no solo asisten a presentar sus trabajos, sino que les da la oportunidad de conocer nuevos lugares, puntos históricos y turísticos como abundan en la ciudad. He tenido la oportunidad de contemplar momentos así, y las caras de los niños son imposible de explicar.

Participar como evaluador.

Debo confesar que me sentí un poco nervioso y sorprendido cuando la organización del evento me contactó para participar como evaluador. Pero ocurre que quien me llamó sabe como encauzar las cosas, dar todo el ánimo necesario y explicar las razones por las cuales resulta imposible rechazar la invitación. ¡Gracias Fabiana!
Esta tarea permite que uno pueda ver al menos cierta cantidad de equipos desde una óptica diferente, más profunda. Y analizar lo más posible el detalle de las investigaciones, de la manera de ser de los expositores, sus orígenes, sus inquietudes, etc. Tengo que decir que me fue muy grato el gran nivel de comunicación que muchos de estos pequeños manifestaron al explicar todas sus actividades. Me tocó evaluar a chicos de quinto y sexto de primaria.
Pero una vez haces esto, también aprendes a analizar desde una nueva óptica la labor de los más grandes. Y terminas aprendiendo mucho. Sí, creo que me gustaría volver a participar.

192 clubes de ciencias.

Si no les ha tocado, no saben cuan intenso es moverse entre tanta gente presentando una meta en común, recorrer 190 stands, ver tantas caras expresivas. Es muy interesante apreciar de cerca el trabajo que cada equipo ha desarrollado para esta instancia, trabajo que viene de tiempo atrás, algunos hace meses, cuando participaron en las ferias departamentales y obtuvieron el pasaje a la presente nacional, otros repitiendo y mejorando participaciones para la actual instancia.
Me resultaron dignas de citar las palabras que se exponen en la guía que se entregó a los presentes:
"Acompañando al sistema educativo formal, esta actividad contribuye a promover la creatividad y la responsabilidad frente al conocimiento, estimulando distintas formas de aprender. Genera compromiso, disciplina e integración, favorece la comunicación y el intercambio desarrollando proyectos de relevancia local y de alto impacto social".
Wilson Netto, Presidente ANEP
¿ Acaso hace falta añadir razones para hacerse presente y participar en estas instancias?

Reencuentros esperados... y otros de sorpresa.

Existe casi una tradición en las últimas ferias, en las que algunos presentes se van repitiendo, y uno ya espera verlos allí. Dada la realidad de ser docentes en el departamento, uno se encuentra en otras ocasiones también, pero hacerlo en las ferias es un caso especial.
También te encuentras con estudiantes que no has visto en algún tiempo, personas que te han conocido en otras instancias, y colegas que articulan como orientadores, y te alegras de verlos compartiendo esta experiencia.

Nuevos amigos.

En esta ocasión estuvieron presentes una gran cantidad de docentes participando como evaluadores. Y entre ellos maestros y estudiantes de magisterio que estaban de visita en el país, provenientes de Panamá, Paraguay y México. Y como no podía ser de otra manera, aproveché la oportunidad para conocer al menos a algunos de ellos. El tiempo libre fue escaso en mi caso, pero siempre hay algún almuerzo que ayuda a conversar y ponerse al día con la gente alrededor. Sin duda, esto aportó un gustito extra a la ocasión. 

En estas líneas quise expresar la buena impresión que retuve del evento, y enumerar algunas de las experiencias que me guardaré aquí. Espero que quienes asistieron y participaron se hayan llevado una experiencia similar, si no superior. Y que quienes fueron a ver los trabajos de niños, jóvenes y adultos hayan disfrutado y analizado lo expuesto con la vista correcta.
¡¡Hasta la próxima!!

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -