Posted by : Pablo Buydid jueves, 3 de septiembre de 2015

Ya de por sí, la depresión es difícil de sobrellevar. Hace la vida inestable, sacude las emociones y hasta las conductas a lo largo del día.
Pero una de las cosas que más duele a una persona con depresión no es eso, sino la incomprensión de quienes le rodean. Aquí estoy hablando de personas con cuadros de depresión por períodos prolongados, o casos crónicos. No hablo de personas que pasan por una situación que les provoca depresión puntual, aunque algunos casos también puede aplicar.
He oído muchas veces a personas opinar sobre quien lo sufre y usar expresiones como "Y sí... todos tenemos momentos tristes". O simplemente "se siente triste".
Otros piensan que es algo que ya se va a pasar, que es parte de la adolescencia y de crecer, que está llamando la atención, que está rebelde, que debe andar en algo raro... en fin.
Todo eso, la falta de comprensión, lastima más. Imagínense: la depresión no es una situación pasajera, es una carga que todos los días se lleva en los hombros. Podemos estar bien y sin previo aviso, hundirnos en una profunda angustia. Mostrar una sonrisa y luego no tener ganas de vivir. Si eso ya de por sí es difícil de asimilar, el sentir que no se comprende la situación, lo complica más.

Es cierto que no se puede comprender lo que no se vive. Pero ¿Qué se puede hacer en este caso?

Si sufres de depresión.

Guardarse todo eso en el interior es muy negativo. Te destruye emocionalmente.
Intenta conversar con alguien de confianza. Que sea confidente, que sea positivo, que sepa escuchar sin interrumpir. Es posible que de todos modos no te comprenda, sé comprensivo tu, entiende que no está viviendo lo mismo que sientes.
Si no te sientes capaz de hablar, escribe una nota y toma nota de todo lo que desearías contarle y entrégala a esa persona.
No niegues ayuda profesional si el problema se extiende por el tiempo.
No te enojes con las personas, a veces simplemente no pueden comprender por falta de información o por nunca haber vivido una experiencia así. Si puedes acercarle información, hazlo.
Busca momentos tranquilos para hablar.

Si sabes de alguien que está deprimido.

No te apresures a juzgar a alguien que sufre de depresión. Muchas reacciones y actitudes no son realmente voluntarias, sino que están "manejadas" por todo el desconcierto que cargan por dentro.
Si tienes la oportunidad de escucharlos, no le interrumpas, pero haz preguntas que te permitan entender un poquito más lo que sienten, como "¿Qué piensas cuando te sientes así?", o "¿Qué cosas piensas que te hacen mal o cambiarías?".
Evita comentarios como "Te entiendo", si no lo entiendes realmente. Tampoco digas "Bueno, ya va a pasar", "esas cosas pasan", etc, tratando de minimizar totalmente el problema, pero tampoco lo dramatices, no queremos hacer más grande el incendio.
Busca información confiable sobre el tema, para hacerte una mejor idea. Y si se trata de un familiar (por ejemplo un hijo/a),  no niegues lo que está pasando o no te resistas a asumir que necesita ayuda.
Que la conversación se mantenga en calma, aunque escuches cosas que lastimen o que no quieras escuchar.

En ambos casos, informarse y obtener ayuda confiable es muy útil. La comunicación es fundamental, por el medio que ambas partes prefieran. Cerrar los oídos o ser insensibles a la situación, causará, lamentablemente, males peores.

No importa de qué lado estés: ¡EXTIENDE UNA MANO!

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -