Archive for marzo 2012

Bases para el relacionamiento en clase

Bases para relacionamiento en clase


En los próximos días comienzo un nuevo año de clases.  Me he tomado estos días para tomar nota de algunas cosas a tener en cuenta,  como cada año anterior.  También a repasar artículos de colegas y de sitios académicos.

Las primeras clases son como la primera impresión que nos llevamos de una persona.  Una mala impresión puede perjudicar gran parte de un curso para algunos estudiantes,  y en el sentido contrario,  también perjudicar las apreciaciones que un profesor pueda tener de algunos de sus estudiantes.  Por eso es un buen comienzo plantear las primeras clases con buena planificación.


Correcta presentación del profesor y el curso.

Si es la primera vez que estamos ante un grupo de alumnos,  aunque estos nos conozcan por vernos en el colegio,  hacemos bien en presentar apropiadamente.  Sería bueno que nuestros estudiantes puedan saber lo siguiente al terminar la primer jornada:

- El nombre del profesor

- la materia que dictamos y de que trata

- como se desarrollará el programa del año.

- como pensamos evaluar el desempeño y trabajos de los estudiantes.

- como se planteara la dinámica de clase.

- etc.


En estas primeras clases,  además,  podemos encarar el reto de demostrar nuestra persona ante el grupo.  Como en todas las facetas de la vida los extremos no son favorables,  así pues,  en clase no es apropiado transmitir ni una personalidad demasiado despreocupada,  así como tampoco dar la impresión de ser una muralla o barrera infranqueable.


Materiales disponibles.

Preparar y presentar a la clase una lista completa de materiales y recursos disponibles para el año y que los estudiantes tengan una copia a mano es un buen comienzo para apoyar la dinámica planificada de las futuras clases.

También es importante contar con diversas opciones para que los estudiantes puedan evaluar cuales aplican a sus circunstancias. Por ejemplo,  en mí materia (informática) los estudiantes cuentan con wikis y espacios de trabajo y consulta variados, pero también pueden acceder a materiales impresos,  así como sitios de otros profesores que pueden series útiles.


Familiarizarse con el alumno.

En lo personal aquí esta una de mis mayores dificultades: aprender el nombre de mis alumnos. Una tarea que no es fácil, pero habla mucho de nuestro interés en cada uno de ellos. Muchos estudiantes pierden totalmente el interés cuando se dan cuenta que el profesor ni siquiera recuerda su nombre.

También se puede intentar tener un buen panorama de las posibilidades de cada uno de los estudiantes.  Pero, ¿cómo lograrlo? Esto me ha sido útil en mí caso:

- colocar mí nombre en una tarjeta en el excritorio,  y pedir a los alumnos que hagan lo mismo con sus nombres,  en los suyos.

- armar una lista con todos los estudiantes y repararía mucho durante los primeros días de clase.

- hacer un pequeño diagrama para englobar algunas características de cuantos estudiantes podamos.

- tener buen sentido del humor y saber reconocer nuestras limitaciones: suelo reiré con mis estudiantes cuando confundo sus nombres,  y admito sinceramente mí problema en casos evidentes.


Cuando una primer clase se disfruta,  y se dan correctas condiciones y un buen ambiente,  es muy probable que podamos mantener encendida la atención e interés de todos.  Hasta se hace mas fácil resolver conflictos futuros. Ser abordable,  mantener una puerta abierta a la comunicación,  ser claros y específicos y demostrar correcto respeto son aspectos clave para comenzar con el pie derecho.


A quienes comienzan un nuevo año de clases,  como yo,  les deseo el mejor de los éxitos.


Published with Blogger-droid v2.0.1
viernes, 2 de marzo de 2012
Posted by Pablo Buydid

¿Hablar o escuchar? Dialogando con alumnos.



Quienes estamos frente a una clase sin duda nos hemos preparado para enseñar, tenemos un conjunto de conocimientos apropiados para dictar nuestras clases, brindar respuestas, etc.
En nuestro afan de cumplir con nuestro rol, cumplir con el programa, cumplir con nuestras expectativas, a veces caemos en la tendencia de "soltar" gran parte de ese caudal para que nuestros estudiantes lo aprendan. Con el resultado de llegar a abrumar en clase.
De mis profesores de la juventud guardo buenos recuerdos de aquellos que supieron escuchar correctamente a quienes en aquel entonces éramos estudiantes. Y lo hacían precisamente de una manera muy correcta. Hoy estoy repasando algunas de las cosas aprendidas primeramente de su ejemplo, y de las cosas que aprendemos luego tras investigación y estudio de nuestra capacitación, que todos conocemos, pero no hacemos mal en recordar cada cierto tiempo.
Aprender a escuchar.
Podemos hacer mucho por contribuír en fomentar el diálogo en una clase. Por ejemplo:
  • Generemos un buen ambiente en clase, para que los alumnos se sientan motivados naturalmente a dar su opinión.
  • Escuchemos con paciencia a nuestros estudiantes, sin cortar sus comentarios.
  • Aprendamos a escuchar entre líneas, todo aquello que no se dice directamente.
  • No derrumbemos sus argumentos directamente. Incluso cuando dan una opinión que pueda estar equivocada sobre un tema, es importante que ellos mismos lleguen a la conclusión correcta. Podemos ayudarlos a encontrar esa conclusión, pero decir NO solo logrará que la próxima vez los alumnos no den su comentario.
  • Usemos preguntas frecuentemente, ayudemos a razonar conocimientos, no implantarlos.
  • Busquemos momentos informales para charlar con nuestros estudiantes. Les generará confianza para conversaciones en clase.
  • Hablemos en términos que sean comprendidos por todos nuestros estudiantes, y a un ritmo apropiado.
Lograremos bastante si somos flexibles. Hay clases en la que tenemos que concentrarnos mucho para comprender un tema, pero muchas otras podemos lograr un "recreo" incluso en clase si forjamos un ambiente distendido, planteamos un juego que enseñe o hacemos alguna broma sobre un tema (hay que tener cuidado con este punto). Cuando una clase se vuelve tensa e incómoda la mente está puesta en otras cosas, y todo el contenido de la clase queda en nada, lo que significa que nuestro tiempo y el de los estudiantes se ha perdido.
jueves, 1 de marzo de 2012
Posted by Pablo Buydid

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -