Posted by : Pablo Buydid jueves, 1 de marzo de 2012



Quienes estamos frente a una clase sin duda nos hemos preparado para enseñar, tenemos un conjunto de conocimientos apropiados para dictar nuestras clases, brindar respuestas, etc.
En nuestro afan de cumplir con nuestro rol, cumplir con el programa, cumplir con nuestras expectativas, a veces caemos en la tendencia de "soltar" gran parte de ese caudal para que nuestros estudiantes lo aprendan. Con el resultado de llegar a abrumar en clase.
De mis profesores de la juventud guardo buenos recuerdos de aquellos que supieron escuchar correctamente a quienes en aquel entonces éramos estudiantes. Y lo hacían precisamente de una manera muy correcta. Hoy estoy repasando algunas de las cosas aprendidas primeramente de su ejemplo, y de las cosas que aprendemos luego tras investigación y estudio de nuestra capacitación, que todos conocemos, pero no hacemos mal en recordar cada cierto tiempo.
Aprender a escuchar.
Podemos hacer mucho por contribuír en fomentar el diálogo en una clase. Por ejemplo:
  • Generemos un buen ambiente en clase, para que los alumnos se sientan motivados naturalmente a dar su opinión.
  • Escuchemos con paciencia a nuestros estudiantes, sin cortar sus comentarios.
  • Aprendamos a escuchar entre líneas, todo aquello que no se dice directamente.
  • No derrumbemos sus argumentos directamente. Incluso cuando dan una opinión que pueda estar equivocada sobre un tema, es importante que ellos mismos lleguen a la conclusión correcta. Podemos ayudarlos a encontrar esa conclusión, pero decir NO solo logrará que la próxima vez los alumnos no den su comentario.
  • Usemos preguntas frecuentemente, ayudemos a razonar conocimientos, no implantarlos.
  • Busquemos momentos informales para charlar con nuestros estudiantes. Les generará confianza para conversaciones en clase.
  • Hablemos en términos que sean comprendidos por todos nuestros estudiantes, y a un ritmo apropiado.
Lograremos bastante si somos flexibles. Hay clases en la que tenemos que concentrarnos mucho para comprender un tema, pero muchas otras podemos lograr un "recreo" incluso en clase si forjamos un ambiente distendido, planteamos un juego que enseñe o hacemos alguna broma sobre un tema (hay que tener cuidado con este punto). Cuando una clase se vuelve tensa e incómoda la mente está puesta en otras cosas, y todo el contenido de la clase queda en nada, lo que significa que nuestro tiempo y el de los estudiantes se ha perdido.

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -