Archive for abril 2011

Tecnología: ¿nos une o nos aleja?

Móviles


Ayer conversaba con una persona que suele tener puntos de vista muy excépticos sobre casi todo asunto. Y en el campo de la tecnología, suele ser radical en sus comentarios: "No pienso usar siquiera un celular; todo ese auge en tecnología y nos encontramos con que la gente se comunica menos entre sí", palabras más, palabras menos.


Lamentablemente tendemos la tendencia de inclinar la balanza de opinión hacia el lado que más nos conviene, satisface o agrada. En el caso de la persona que comentaba al inicio, su opinión es negativa y hace pesar esa opinión. Para una persona como yo, tal vez la opinión sea opuesta y haga esfuerzos por destacar sus ventajas. Y sin embargo, es importante recordar que la tecnología, al igual que tantas cosas en la vida, tiene ventajas y y desventajas según su empleo.


Si analizamos el caso de los celulares, hasta los países en vías de desarrollo han presenciado una explosión de consumo. En 2008 Afganistán agregó 140.000 abonados nuevos en cada mes, y en varios países de África el aumento anual de compra de móviles va en tasas del 50% de crecimiento. Existen ya varios países en los que hay un promedio de más de un celular por habitante (se estima que son al menos 30 los países que han pasado esa barrera).


Cuando en clase analizamos lo que implica el cambio en posibilidades de comunicación con respecto a generaciones anteriores meditamos un poco en cómo hoy estamos conectados en forma casi directa con nuestra familia y amigos, cuando antes teníamos que desplazarnos a veces fuera de casa para establecer contacto telefónico. El simple hecho de llevar un celular en nuestro bolsillo es un cambio que implica mucho en nuestra conducta y hábitos cotidianos: "Tengo al alcance de mi mano a todas mis personas conocidas si las necesito". Estrechamos el relacionamiento con otros y podemos comunicarnos casi en cualquier momento o lugar.


¿El lado negativo?


Existen problemas evidentes al uso de la tecnología. Las distracciones en clase, al conducir (lo cual puede provocar serios accidentes), las adicciones y otras son las más claras e innegables. Pero cuando miramos más allá y vemos los colapsos de grandes bloques de la sociedad cuando la tecnología sufre inconvenientes, vemos lo vulnerables que somos. Recientemente en nuestro país una falla en los sistemas informáticos del banco estatal provocó que miles de trabajadores no pudieran cobrar sus sueldos, junto a percances similares a jubilados. Hasta los cajeros automáticos se vieron afectados. Más allá aun, observar la situación en países realmente tecnificados, como Japón, tras un desastre natural nos anticipa que cualquier situación imprevista puede afectar nuestra vida diaria en relación a las cosas que dependen de la tecnología.


El lado realista.


Sin embargo, cuestiones como fallas en sistemas, desastres naturales o cualquier otro inconveniente externo no son factores que solo afecten a la tecnología, y no por esto hemos de culpar a esta de inútil ante casos puntuales. Nuestra vulnerabilidad está ligada a casi toda actividad que realizamos.


Tampoco podemos radicalizar como fría y deshumanizadora a la tecnología. Como en otros aspectos, es el uso que le damos a la tecnología es lo que puede marcar la diferencia. Así como la tecnología nuclear ha sido capaz de destruír y matar cuando ha sido puesta en malas manos, es hoy en día capaz de salvar vidas, proveernos energía, etc. Si bien las nuevas tecnologías (celulares, computadoras, tabletas, etc) pueden en algunos casos ser mal usadas, también nos habren posibilidades muy aprovechables:



Conozco a una estudiante a quien observo conectada casi todas las noches por Skype. Una vez le pregunté en son de broma por qué estaba conectada en vez de estudiar (realmente en broma porque no tiene problemas con su estudio), y respondió que todas las noches se comunica con un familiar en el extranjero.




Mucha gente adulta que se inscribe todos los años para realizar cursos de computación, es porque ha accedido a una computadora para poder comunicarse con sus hijos que se encuentran en el extranjero también.




También conozco a un señor bastante mayor, que se ha comprado una portátil solo para leer las noticias en su hogar, a través de internet. Vive lejos de la zona urbana y dice sentir placer y admiración por cómo esa tecnología le mantiene informado.



Y así podría seguir dando casos. La tecnología en buenas manos, y en buen criterio es una avance destacable, y saber aprovecharla depende mayoritariamente del usuario. ¿Cómo nos puede unir, comunicativamente, la tecnología? ¿Podemos agregar más elementos a la siguiente lista?



  • Cuando tenemos la costumbre de llamar a amigos y familiares para conversar como si estuviéramos cara a cara.

  • Cuando enviamos correos electrónicos con fotografías sobre nuestra familia a seres queridos que viven en el extranjero.

  • Cuando exploramos las noticias para conocer más sobre distitos lugares, a veces conociendo gente en el proceso.

  • Cuando usamos SMS y MMS para consultas rápidas a profesionales, profesores, tutores, amigos en momentos que no estamos seguros si están ocupados.

  • Cuando lo hacemos ante fechas importantes de nuestros amigos y familiares.


Hace un tiempo envié un SMS a una amiga en Filipinas tras un inconveniente natural allí, sin estar seguro si llegaría a destino (fue mi primer SMS al extrangero). Calculé bien el tiempo teniendo en cuenta las zonas horarias, y me alegró mucho recibir respuesta casi inmediata, confirmándome que se encontraba bien. Un teléfono puede darnos esa tranquilidad, de que alguien al otro lado está bien, o nos necesita.... o mantenemos contacto.


Y tu, ¿Qué piensas? ¿La tecnología nos une o nos vuelve más distantes?

La educación privada hoy

Frecuentemente surgen entre colegas y padres charlas relacionados a la educación. Por supuesto, es un tema común, siempre pasa con nuestras actividades. A veces incluso abusamos de nuestro tema conversacional y lo llevamos hasta nuestro hogar, y cuesta sacarlo a un lado para buscar temas distintos.


Pero en este caso, que aplica, es bueno poder considerar puntos en los que podamos meditar favorablemente. Hace algunas horas conversaba con la directora y propietaria de uno de los centros, contentos ambos por los adelantos que se han ido obteniendo en el camino. Sé que cuesta trabajo llevar adelante un emprendimiento educativo privado, no es tarea fácil y los escollos en el camino pueden desanimar. Por eso es bueno destacar los logros, y plantearse la continuidad en el apoyo de cada uno de los que formamos parte de una familia educativa en particular.


Mucho escucho y tomo nota sobre la situación en la enseñanza en el Uruguay. Por supuesto que podemos mejorarla. Aunque eso depende mucho de todas las partes, y en un sistema tan complejo como el que tenemos entre manos, no supone tarea fácil. Sí es un poco más abordable trabajar en pro a un cambio en entornos privados, cuando se cuenta con mentalidad positiva y bien orientada. Y aunque no se trata de derrumbar puntos fuertes de la educación pública (en la cual me formé) es razonable pensar que los tiempos han cambiado, y la educación privada ofrece respuestas a situaciones del presente. Sobrepoblación de centros educativos, motivación a estudiantes, asistencia de los profesores, selección apropiada de estos últimos, recursos que pueden renovarse con menos trámite, compromiso de todas las partes, son algunas de los items que pueden ponerse sobre la mesa para meditar.


He tenido el gusto de trabajar tanto en liceos privados como públicos. Y me he sentido a gusto en ambos escenarios. También puedo darme el tiempo de escuchar a muchos estudiantes conversar sobre lo que va pasando en los lugares donde estudian. Sumado a ver por mis propios ojos las labores de quienes trabajan en ambas situaciones, puedo destacar la labor de estos centros privados en los que se brinda un trato muy humano y amigable a sus estudiantes. Estos cuentan con herramientas apropiadas para su estudio, no solo materiales. Por ejemplo, en la conversación de hoy tomábamos nota de la renovación completa de la sala de informática con computadoras que han sido estrenadas por los estudiantes de este año, compra de nuevos materiales para el laboratorio de química y el de física, así como el mantenimiento edilicio permanente. Pero también cuenta con grupos reducidos lo que logra un relacionamiento más atento entre el profesor y el estudiante. El material para estudiar está disponible a través de distintos medios (hoy hemos terminado de dar forma a la biblioteca digital en el sitio web de dicho instituto), el seguimiento a las situaciones de cada estudiante es más abordable y el ambiente que se respira es agradable.


Sin duda hay más puntos para conversar en este sentido, pero algunos no son temas para exponer aquí.


Imagen0886__.jpg




Technorati :

Del.icio.us :

Extendiendo la enseñanza hasta el hogar

1137814689-10929_pic_fx_.jpg


Uno de los desafíos que suele estar presente ante quienes dictamos clases, es el motivar a los estudiantes a realizar tareas... no solo en clase, sino aquellas que se plantean para realizar en casa. Deberes, tareas domiciliarias o como se les llame, componen una herramienta necesaria para que quienes estudian se permitan repasar lo analizado en clase, y grabar dichos conocimientos en su mente.


Estos días he escuchado a muchos de mis nuevos estudiantes repetir a coro la frase "Tortura domiciliaria" en vez de "Tareas domiciliarias". Se lo toman como una frase graciosa, claro, pero muestra la negación casi normal a tener trabajo adicional al que se da en clase. Bueno, tengo que sentirme agradecido de que en realidad dichos estudiantes, más allá de esta broma, se han ido tomando su trabajo muy en serio.


Motivando el trabajo en casa.


He recurrido a algunas herramientas web para motivar un poco en este sentido. Ya lo he comentado en artículos anteriores, pero ahora voy tomando nota de lo efectivo que puede ser usarlas.


Me estoy apoyando mucho en mi wiki de estudios: Infonote. En este espacio no solo puedo mantener el material que se dá para cada clase (y un poco más), sino que puedo plantear algunos trabajos prácticos, que en definitiva van siendo realizados. Esas tareas apuntan a varias categorías de trabajo: trabajos en equipo, de investigación y también trabajos en familia. De esa manera intento involucrar en el aprendizaje al núcleo familiar, y he obtenido buena respuesta al respecto.


También ha sido muy útil utilizar el espacio de trabajo de EdModo. Gracias a este recurso puedo asignar tareas en cualquier momento, hacer un seguimiento de las discusiones planteadas por los estudiantes, repasar temas a distancia, evacuar dudas, evaluar trabajos y un abanico interesante de posibilidades. Es tal vez la herramienta que más están apreciando los estudiantes en este momento. Precisamente, tan solo al entrar a cada clase es rutina común verlos conectarse a su cuenta en Edmodo antes que a su cuenta de cualquier red social. Pero más interesante es ver como las tareas domiciliarias que les asigno por la mañana, llegan a mi cuenta a media tarde, el mismo


día que les asigno dicha tarea.


Estoy seguro que en los pr


óximos días, cuando me detenga a evaluar un poco más esta metodología, podré contar con datos más certeros para seguir considerando estas propuestas. Y será un placer mantenerles informados.




Technorati :

Del.icio.us :

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -