Archive for diciembre 2009

Notas finales (2009) para Galileo Galilei

2009 fue una año muy interesante para mí, en todos los lugares donde dí clases. Y en Galileo Galilei (instituto al que tengo un gran cariño, por las oportunidades que me ha extendido desde el principio) no es una excepción.


Haciendo hoy un repaso por las actividades que me han tocado desarrollar en dicho instituto de secundaria, a grandes rasgos desempeñé las siguientes tareas:



  • Fui profesor de un grupo de primer año, de un grupo de segundo año (ambos CB) y de primer año de Bachillerato en área optativa Informática. Con estos grupos disfruté de excelentes experiencias, y grupos de chiquilines que me han grabado recuerdos muy bonitos.

  • Me encargué de la optimización del sitio web del instituto, optimizando algunas áreas, como la mejora en la participación de los estudiantes en dicho sitio, la posibilidad de que los profesores pudieran subir sus materiales para que los estudiantes tuvieran acceso desde sus cuentas, la primera etapa de la biblioteca virtual, un espacio de expresión para los estudiantes, el desarrollo del calendario y mucho más.

  • Trabajé junto con G. Goicoechea (fuimos compañeros de clase en el liceo, y ahora compañeros de trabajo, él como profesor de historia) para desarrollar la primera etapa de la videoteca del instituto, dando nuevos enfoques a algunas asignaturas.

  • Estuve encargado de la mejora del laboratorio de informática, ya que desde principios de año mejoramos sus capacidades.

  • Participé del programa educativo y de difusión de Opera Campus Crew, obteniendo el certificado de plata por la participación destacada en este programa.

  • Me encargué del diseño de diverso material impreso de uso interno y de difusión de la institución.


Es un muy lindo lugar donde trabajar, y lo principal como en todo instituto de educación, es la relación con los estudiantes. Han dejado muchas experiencias destacables a lo largo del año. Me tocó trabajar con estudiantes que pusieron enorme empeño en su aprendizaje. También me tocó experimentar algunos desafíos con algunos de ellos, que se vieron recompensados con resultados mejores de los que esperaba. En este punto quiero destacar a colegas que puedan leer esto, que la dedicación hacia el aprendizaje de los estudiantes pasa mucho por el interés que el profesor muestra primero. Alumnos que rehusaban trabajar cambiaron su actitud con tan solo un poco de interés personal de mi parte, y eso fue alentador, y no voy a dejar de usar técnicas así.


Tuve la oportunidad de trabajar con profesores realmente dedicados a su carrera, destacados, a quienes admiro mucho en general. También junto a adscriptas excelentes a quienes a veces dejé colgadas en la presentación de mis trabajos (perdón desde ya), y nos despedimos hace poco de una de ellas, quien tuvo que tomar otros rumbos, a quien extrañaremos mucho. También a la directora, que me ha apoyado en todo lo desarrollado durante el año, y quien no tiene reparos en enseñar nuevos rumbos en los cuales mejorar, lo cual amplía mi experiencia. Como le dije una vez, estoy muy cómodo en este lugar.


Sobre fin de año, despedimos a estudiantes que terminan sus estudios, y con mezclas de emociones lo celebramos a lo grande. Espero que puedan alcanzar sus futuras metas.


100_4753.JPG


100_4754.JPG


Ahora quedan por delante las metas en las cuales trabajar durante el 2010.


Por lo pronto, se me han asignado algunas tareas extra:



  • Mejorar aun más el portal de estudios, enfocado ahora a ser más informativo para los visitantes externos del instituto, plantear los programas de estudio, interactuar mejor con los padres, llevar un registro de tareas asignadas a los estudiantes y mucho más.

  • Se me ha asignado una colaboradora (muy valiosa, colega a quien ya conozco, cuya hija fue una de mis alumnas, muy creativa por cierto). Me ayudará principalmente en el tema del sitio web.

  • Dispondré de un espacio de trabajo un poco más "administrativo" a través del cual tengo que estar más en contacto con los profesores, solicitando información para cada mes o semana en cuanto a actividades para publicar en la web, impresiones, sugerencias, soporte de medios y más, para mejorar la experiencia global de trabajo, y para soporte y apoyo a los estudiantes. Este trabajo es mitad oficina, mitad andar por las clases y salas de profesores (creo que va a ser divertido y podré conocer más a los profes :) )


Asimismo, el instituto lanzó una propuesta para mejorar aun más el laboratorio de informática a través de la compra de equipos actualizados. Para tal motivo se propuso la elaboración de un vino a una empresa vitivinícola de Montevideo. La etiqueta del vino (denominado Galileo Galilei) fue seleccionada por concurso entre los estudiantes de diseño, y me siento halagado que el equipo ganador estuviera formado por estudiantes de una de mis clases.


100_5582.JPG


También se cambiará la localización de dicha sala, para lo que me ofrecí a colaborar, ya que en cierta forma me corresponde, por ser encargado de dicho laboratorio.


Sin duda, el próximo año habrá aun más que hacer, pero por lo pronto, fue este un año lleno de experiencias, y estoy seguro que será igual durante el 2010.


¡¡Un saludo a todos mis colegas y estudiantes desde aquí!!




Technorati : , ,

Del.icio.us : , ,

El cliente necesita probar antes de comprar

ClienteEsPrimero.png


Dos situaciones se me presentaron esta semana, que han hecho resurgir en mis pensamientos algunas ideas aprendidas en los libros y en las experiencias de ventas en distintos lugares donde he trabajado.


La primera de ella me ocurrió en un Shopping en Montevideo. Necesitaba algo tan simple como un par de auriculares para mi reproductor de audio, para mi viaje de regreso a casa (los que estaba usando sonaban realmente muy mal). Así que me paré en uno de los locales que tenían aparentemente un modelo ideal para mi gusto (téngase en cuenta que me gusta escuchar música con la suficiente calidad como para disfrutarla a plenitud, y soy medio exquisito en eso). El modelo venía en caja, y la vendedora (muy amable) se ofreció a que lo probara. Eso me permitió darme cuenta que no tenía la capacidad de sonido que buscaba, así que pregunté por otros modelos. Sin embargo, los que más me atraían por sus características venían en blister, y no podían ser probados. Aunque me arriesgué, terminé satisfecho por la compra.


El segundo caso me ocurrió hoy mismo con mi hija. Tiene 4 años y tiene pasión por ir al hipermercado y mientras hacemos las compras toma un juguete de la juguetería (generalmente un coche con un muñeco) y lo pasea por todo el local. Conozco a casi toda la gente del hipermercado (incluso tuve la oportunidad de trabajar allí algunos años) y no habíamos tenido problema con tema, por supuesto, la condición pactada era dejarlo en el lugar al salir. Sin embargo, hoy se nos acercó personal de seguridad para pedirnos (amablemente) que si no ibamos a comprar el juguete, lo dejáramos en su sitio, porque no se podían usar.


Aquí entra mi análisis. Y no va por el hecho de dicho comentario, ya que se nos habló con amabilidad, sino en el hecho de probar los productos. En la era comercial en que nos encontramos, los clientes marcan gran parte del ritmo de ventas. Aunque un buen vendedor es el que dirige la venta, y si es lo suficiente hábil será capaz de lograr vender el producto que él considera apropiado, los clientes siguen (y seguimos) siendo los que tomamos la mayoría de las decisiones dentro de un local de ventas, y gran parte del proceso pasa por PROBAR EL PRODUCTO.


Siempre critico los productos que vienen en blister, por el gran problema que supone que no puedes probarlo a menos que lo compres. Y para clientes como yo, eso es un problema. He comprado muchos auriculares de marcas respetables que terminaron en decepciones (tan solo por seguir el tema anterior). Pero en el caso del juguete, me sirve de trampolín para recordar algunos puntos importantes a la hora de satisfacer el deseo de los clientes.


El cliente necesita probar antes de comprar.

Ante la gran cantidad de ofertas sobre un mismo tipo de producto, diferencias de precios y características, la herramienta usada por muchos clientes es justamente probar el producto antes de comprarlo. En las góndolas de electrodomésticos se suele mantener televisores y equipos de audio conectados para que los clientes noten sus capacidades. Todo entra por los sentidos (vista, oído, etc). Solía discutir con un antiguo jefe porque yo siempre acostumbré demostrar las capacidades de un equipo de audio a mis clientes llevándolo a un nivel de potencia relativamente alto, y a veces incluso dejarlo en funcionamiento en las horas en que los clientes "potenciales" paseaban por el local, lo cual llamaba mucho la atención. Se vendieron muchas unidades gracias a eso.


Cuando llegaba la época de fiestas, colocábamos un escritorio con suficientes pilas de todo tipo para probar todo tipo de juguetes, y hasta nos poníamos a jugar en los ratos "libres", lo cual hacía que niños (y no tan niños) se acercaran a mirar, y luego probar ellos mismos. De esa manera logramos muchas ventas sobre dichos productos.


Este es uno de los desafíos que presenta la venta de servicios, donde hay poco margen para la prueba antes de la compra, y donde es más recurrente la recomendación de otros usuarios que la prueba en sí, pero aun así podemos dar la chance de probar algunos de estos servicios. Todavía tengo bien grabada en mi mente la oportunidad que una compañía de seguros me regaló un seguro de vida por un monto específico. Esa fue una bomba, y obviamente fue un trampolín para luego que notara la atención y deferencia de la compañía, se me pudiera ofrecer ampliar dicho monto, contratando un plan. Eficiencia.


Try Me!


Volviendo a los juguetes, la mayoría de los electrónicos (por ejemplo muñecos) tienen un envase semi abierto con una leyenda Try Me! (Pruébame). Si los responsables de diseñar el envase, los impulsores del producto y toda la gente atrás de ese producto se tomaron la molestia de realizar esa proposición, es porque funciona, y de hecho eso está probado. ¿Podemos seguir algunos de nosotros en el lejano principio del siglo pasado y mantener viva la idea de "se mira y no se toca"? Las tiendas más vanguardistas son aquellas que permiten que los clientes prueben sus productos (con criterio, claro). Recuerdo que un autor remarcaba el caso de una tienda en Estados Unidos donde la condición es Probar el producto, casi como una obligación. La mercadería se coloca en grandes islas en las que los clientes pueden revolver y probar a su gusto. No es necesario decir que las ventas de dicha empresa son cuantiosas.


Cuando un cliente tiene en sus manos la posibilidad de probar un producto, casi lo siente suyo, y el paso de obtenerlo está más cercano que lo que pensamos. Los fabricantes de productos ponen todo su empeño para que la experiencia del usuario al probar el producto sea totalmente satisfactorio, así que el vendedor solo necesitará seguir la corriente y usar ese recurso para lograr su objetivo de vender más.


No lo llevo, pero volveré.


Muchas veces ocurrirá que aunque el cliente pruebe el producto, por distintas razones decidirá no comprarlo. Incluso en ese punto, la venta no está perdida, porque el cliente puede analizar otros factores que pueden hacerlo regresar. A veces observo como algunos vendedores simplemente "despachan" a la gente. Cuando esta decide no comprar, o bien ponen cara de "Y bueno..." o hacen notar que simplemente perdieron el tiempo con el cliente. ¡Error! Lo puedo refutar con una experiencia que tuve hace algunos años atrás con un matrimonio que buscaba una computadora para uso de la familia. Es de hecho, una experiencia que hasta el día de hoy me brinda satisfacción. Dichos clientes venían al local donde trabajaba durante un mes, dos o tres veces por semana a preguntarme más detalles de la computadora. Por supuesto, la probábamos cada vez que venían, veíamos más posibilidades, más características, planteaba más argumentos, pero terminaban cada visita sin comprarla. Desde esa época tenía la costumbre de sonreír igualmente y demostrarles que estaba a las órdenes y que no eran ninguna molestia para mi. Al cabo de un mes regresaron y compraron la computadora, al tiempo que me dijeron algo que no olvidaré: "vimos la misma computadora en otros lugares, e incluso más barata, pero la vamos a comprar acá, porque nos atendiste muy bien, y no te aburriste de atendernos cada vez que veníamos, te tomaste el trabajo de atendernos una y otra vez".


Esa experiencia (y tantas más), siempre me han dejado claro que cuando el cliente prueba un producto, junto con la suficiente calidad de nuestra atención, incluso cuando tarde en comprar el producto, es la buena impresión de estar disponibles a hacerlos sentir los "reyes de la situación" lo que puede definir al final la venta. Mi actividad actual está centrada en servicios, algo totalmente distinto a aquellos años, y supone un desafío adicional para "probar". Pero sigo experimientando situaciones agradables. Hay clientes que se han decidido a concretar un negocio tras meses de consultas (en un caso casi llego a un año).


En definitiva, el cliente maneja muchas de las reglas de venta, y la posibilidad de probar un producto es una de ella. El vendedor (o empresa) que no reconozca esto sufrirá las consecuencias de tener clientes no-satisfechos. Estamos en un tiempo de alta competencia, donde el servicio y la atención son factores muy importantes a tener en cuenta. Los clientes han de sentirse seducidos por el vendedor y por el entero local de ventas. Todo está hecho, diseñado, pensado para su deleite, y para cautivarlos desde el momento que pisan la entrada. ¿Podemos darnos el lujo de arruinar esa experiencia negando a nuestros clientes la posibilidad de tener en sus manos los productos que están pensados para ellos?


A propósito, y regresando al tema de los juguetes: ¿Sabían que muchas veces es la experiencia que un simple niño tiene en medio de tantos juguetes el que finalmente concreata una venta? Un niño satisfecho (no importa que tenga cuatro años como mi hija) puede definir una venta, de maneras insospechadas... pero se los dejo para pensar, porque podríamos hablar mucho más sobre estas realidades.


¡Felices ventas!




Technorati : , , ,

Del.icio.us : , , ,

miércoles, 23 de diciembre de 2009
Posted by Pablo Buydid

La escalera de la vida - Despedida Galileo Galilei 2009

Ayer, viernes 11 de diciembre, se realizó el cierre protocolar de Ciclo Básico, en el Instituto Galileo Galilei, lugar donde trabajo, y con ello la última ocasión para reunirnos alumnos y padres de los distintos liceos a los que concurro.

Fue una ceremonia muy simple y agradable. Y lo más acertado fue la correcta participación de alumnos, y la evocación de lindos recuerdos del año, por parte de docentes y de la directora, y una vez más por parte de algunos estudiantes. Se presentaron los trabajos realizados durante el año (solo algunos, claro) y se hizo reconocimiento a estudiantes.

Tengo que admitir, que llegué a casa anoche con emociones confusas. No suelo ir a muchas despedidas, pero decidí estar presente en esta ocasión. Ver a los muchachos y muchachas, muchísimos quienes pasaron por mis clases, habiendo hecho buena amistad con unos cuantos, es muy especial de evaluar. No me avergüenza decir que se me enrojecen los ojos en estos momentos, porque me sentí partícipe de buena parte de sus vidas, muchachos. Verlos aprender, preguntar, meterse en un tema, pedir un consejo, rebelarse, cuestionar, tropezar, volver a aprender, y tantas cosas así, lo hicimos juntos, y en muchas ocasiones los ví en medio de esas situaciones. ¡Ya empiezo a extrañarlos!

Muchos nos han dejado un ejemplo de estudio y ganas de aprender impresionantes. Otros nos han enseñado sus cualidades más nobles: amistad, lealtad, compañerismo, cariño. Otros nos han enseñado también que no hay tareas imposibles, y que si se quiere, se puede. Cada uno de ustedes sabrán en cual de estas descripciones entran.

Ahora nos veremos igual, aunque fuera de aulas. Igual tiene su parte linda, porque como me ha pasado en tiempos anteriores, verlos en las calles, cómo siguen creciendo y poniendo en sus vidas lo mejor, me satisface mucho. Los saludo con mucha alegría cuando los veo por ahí, justamente por eso, porque me he sentido orgulloso de ser profesor de ustedes, o de que ustedes me permitieran estar junto a ustedes todas las semanas.

No dejen de crecer. No dejen de tener interés en aprender. Cuestionando, sí, pero sin dudar que es importante crecer en aprendizaje. No permitan jamás que cosas en la vida los frene, les apague la luz que han hecho brillar hasta ahora. Parece que la vida es como una escalera, y cada día subimos algún escalón. Si se cansan algún día, tómense un respiro. Pero no vuelvan atrás, ni se queden mucho rato. Porque lo más lindo, la vista más linda de la vida, está un poco más allá arriba. Y cuando pasen los años y vean cuanto han subido por ella, se sentirán orgullosos de ustedes mismos y de cuánto han logrado. Y verán qué lindo se ve ese logro. Si alguno de nosotros, sus profesores de hoy, tenemos la oportunidad de ver algunos años más cómo se esfuerzan por seguir escalando, y alcanzando sus metas sin importar las dificultades, también nos sentiremos orgullosos, y muy contentos de haber conocido personas que al fin y al cabo, nos han enseñado a nosotros. Al menos, conmigo ya sucede así.

Los mejores deseos. Y cuenten con un compañero en este lado, quien los aprecia muchísimo.

Galiarte La torta

sábado, 12 de diciembre de 2009
Posted by Pablo Buydid

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -