Posted by : Pablo Buydid sábado, 12 de diciembre de 2009

Ayer, viernes 11 de diciembre, se realizó el cierre protocolar de Ciclo Básico, en el Instituto Galileo Galilei, lugar donde trabajo, y con ello la última ocasión para reunirnos alumnos y padres de los distintos liceos a los que concurro.

Fue una ceremonia muy simple y agradable. Y lo más acertado fue la correcta participación de alumnos, y la evocación de lindos recuerdos del año, por parte de docentes y de la directora, y una vez más por parte de algunos estudiantes. Se presentaron los trabajos realizados durante el año (solo algunos, claro) y se hizo reconocimiento a estudiantes.

Tengo que admitir, que llegué a casa anoche con emociones confusas. No suelo ir a muchas despedidas, pero decidí estar presente en esta ocasión. Ver a los muchachos y muchachas, muchísimos quienes pasaron por mis clases, habiendo hecho buena amistad con unos cuantos, es muy especial de evaluar. No me avergüenza decir que se me enrojecen los ojos en estos momentos, porque me sentí partícipe de buena parte de sus vidas, muchachos. Verlos aprender, preguntar, meterse en un tema, pedir un consejo, rebelarse, cuestionar, tropezar, volver a aprender, y tantas cosas así, lo hicimos juntos, y en muchas ocasiones los ví en medio de esas situaciones. ¡Ya empiezo a extrañarlos!

Muchos nos han dejado un ejemplo de estudio y ganas de aprender impresionantes. Otros nos han enseñado sus cualidades más nobles: amistad, lealtad, compañerismo, cariño. Otros nos han enseñado también que no hay tareas imposibles, y que si se quiere, se puede. Cada uno de ustedes sabrán en cual de estas descripciones entran.

Ahora nos veremos igual, aunque fuera de aulas. Igual tiene su parte linda, porque como me ha pasado en tiempos anteriores, verlos en las calles, cómo siguen creciendo y poniendo en sus vidas lo mejor, me satisface mucho. Los saludo con mucha alegría cuando los veo por ahí, justamente por eso, porque me he sentido orgulloso de ser profesor de ustedes, o de que ustedes me permitieran estar junto a ustedes todas las semanas.

No dejen de crecer. No dejen de tener interés en aprender. Cuestionando, sí, pero sin dudar que es importante crecer en aprendizaje. No permitan jamás que cosas en la vida los frene, les apague la luz que han hecho brillar hasta ahora. Parece que la vida es como una escalera, y cada día subimos algún escalón. Si se cansan algún día, tómense un respiro. Pero no vuelvan atrás, ni se queden mucho rato. Porque lo más lindo, la vista más linda de la vida, está un poco más allá arriba. Y cuando pasen los años y vean cuanto han subido por ella, se sentirán orgullosos de ustedes mismos y de cuánto han logrado. Y verán qué lindo se ve ese logro. Si alguno de nosotros, sus profesores de hoy, tenemos la oportunidad de ver algunos años más cómo se esfuerzan por seguir escalando, y alcanzando sus metas sin importar las dificultades, también nos sentiremos orgullosos, y muy contentos de haber conocido personas que al fin y al cabo, nos han enseñado a nosotros. Al menos, conmigo ya sucede así.

Los mejores deseos. Y cuenten con un compañero en este lado, quien los aprecia muchísimo.

Galiarte La torta

Sobre mi...

Mi nombre es Pablo Buydid. Soy profesor de informática en secundaria.

Trabajo en los colegios Biarritz de Maldonado, y Galileo Galilei de Piriápolis, además de liceos públicos.

Pueden encontrar más información sobre mi trabajo en mi página personal: www.pablobuydid.com

Popular Post

Blogger templates

Labels

- Copyright © Pablo Buydid:
notas abiertas -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -